Cinco aprehendidos y equipo secuestrado es el resultado de operativos de minería ilegal en Potosí

Cinco aprehendidos y equipo secuestrado es el resultado de operativos de minería ilegal en Potosí

La Paz, 18 dic (UC-AJAM).- Cinco personas fueron aprehendidas durante operativos que realizó la Autoridad Jurisdiccional Administrativa Minera (AJAM) en días recientes, en coordinación con la Policía Boliviana, en los municipios de Caiza D y Tacobamba, del departamento de Potosí, además del secuestro de equipos e insumos como prueba del ilícito, informó el Director Ejecutivo de la entidad, Álvaro Huayllas.

“Se realizó la intervención, con el equipo técnico de la AJAM y miembros de la Policía, en dos áreas mineras, en el primero descubrimos en flagrancia a un grupo de personas que explotaban de manera ilegal, “Complejo”, un mineral de amplio espectro y alta absorción, también secuestramos maquinaria y equipos con los que se realizaba esta actividad”, manifestó Huayllas.    

Indicó que, en la segunda inspección, en una serranía de Tacobamba, se encontró un campamento minero, construido de forma rudimentaria con materiales de madera y calamina, el cual estaba deshabitado en el momento de la inspección, por lo que se procedió a la destrucción de los materiales y enseres, de acuerdo a procedimiento.

Entre los objetos secuestrados se encuentran baterías, máquina perforadora, guardatojos, herramientas, guías con explosivos y sustancias químicas, con los que operaban los involucrados en la extracción de mineral.  Los aprehendidos fueron puestos a disposición de la Fiscalía para la formulación de los cargos.

La actividad de minería ilegal está tipificada y sancionada por el Artículo 232 Ter incorporado al Código Penal mediante Ley N° 367, de 1 de mayo de 2013, donde señala que “El que realizare actividades de explotación de recursos minerales sin contar con autorización o derecho otorgado en el marco de la normativa vigente, será sancionado con privación de libertad de cuatro a ocho años”.

La actividad de minería ilegal no solo afecta a la economía del país con la evasión de impuestos, sino que también implica otros delitos como la trata y tráfico de personas, contrabando de combustibles, explotación laboral y delitos ambientales, entre otros.